La preparación efectiva de una propiedad para el alquiler no solo implica asegurarse de que esté habitable, sino también realzar su atractivo para atraer inquilinos de calidad. Desde mejoras estéticas hasta actualizaciones funcionales, cada detalle cuenta en el mercado competitivo…